CORONAVIRUS: VIRUS MUTANTE

A finales de 2019 fue descrito y en 2020 consiguió paralizar al mundo completamente. Desde entonces, no han parado de aparecer variantes del virus original poniendo en jaque a la población y en entredicho la eficacia de las vacunaciones. Pero, ¿a qué se debe la aparición de tantas variantes?

El SARS-CoV-2 o virus COVID19 es un virus que pertenece a la familia de los coronavirus. La estructura de estos virus está compuesta por material genético de tipo ARN de tipo positivo. Este material genético está protegido por una cápsida proteica de tipo helicoidal y todo este material, a su vez, está recubierto por una envoltura membranosa que consta de una serie de espículas proteicas que le dan, al virus, una apariencia de virus coronado, de ahí su nombre. Las espículas que permiten la unión del virus a la célula huésped a la que infecta es una glucoproteína denominada espícula S, permitiendo la introducción del ARN en la célula y utilizando su maquinaria de replicación para generar nuevas copias del material genético y la producción de todos los elementos del virus, que una vez ensamblados, provocan la salida de nuevas unidades del temido patógeno.

A día de hoy, este virus ha conseguido mutar dando lugar a variantes denominadas, desde hace pocos meses, con letras del alfabeto griego, de este modo, podemos hablar de la variante alfa, la primera cepa, que fue descrita en Gran Bretaña, beta descrita en Sudáfrica, gamma en Brasil, delta en India, o la última, ómicron, aparecida en Sudáfrica.

Todo esto genera incógnitas tales cómo ¿hasta cuándo cesará la aparición de nuevas cepas? y lo más importante, ¿a qué se debe la aparición de tantas variantes? La respuesta de la segunda pregunta radica en el carácter del material genético del virus, ARN, molécula de una sola cadena de nucleótidos. A la hora de replicar este material genético, y al contrario que ocurre con los virus de ADN, molécula formada por dos cadenas de nucleótidos, una que sirve como sistema de seguridad para la copia del material genético; el SARS-CoV-2 va a sufrir multitudes de «errores» en su copia, dando lugar a variantes de su ARN genómico, dando lugar a cepas diferentes del virus donde las variaciones se concentran en modificar la espícula S, provocando que las nuevas cepas puedan aumentar su eficacia de adhesión del virus a su célula hospedadora y acelerar de este modo su forma de contagio.

En cuanto a la primera pregunta, no hay contestación, solo podemos indicar que cuanto menos procesos de replicación sufra el genoma del virus, menos posibilidades de error sufrirá su ARN, por lo que la vacunación es un arma importante para este fin y por supuesto, adoptar las medidas de protección para impedir su propagación.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.